Arquetipos femeninos y masculinos: un recorrido mitológico y vincular

Cómo está presente la mitología en nuestra vida cotidiana

Partiendo del concepto de arquetipo acuñado por Jung, el curso propone adentrarse en el conocimiento de doce arquetipos femeninos y doce masculinos, así como en las posibles vinculaciones que entre ellos se establecen, desde dos perspectivas: las vinculaciones entre padres e hijos y las vinculaciones de búsqueda y encuentro que suceden en nuestras vidas.

1 – Programa

  • Sesión 1
    • Introducción a la mitología
    • Vínculos paterno-materno-filiales y fraternales 1
      • Padres mitológicos: Urano y Crono
  • Sesión 2
    • Vínculos paterno-materno-filiales y fraternales 2
      • Padre patriarcal e hijos: Zeus, Neptuno, Hades, Hestia (Hera y Demeter)
      • Madre e hijo: Hera – Hefesto
  • Sesión 3
    • Vínculos paterno-materno-filiales y fraternales 3
      • Hijo: Edipo
      • Hija predilecta de Papá: Atenea
      • Madre e hija : Demeter – Persefone
  • Sesión 4
    • Vïnculos fraternales
      • Hermanos:
        • Hermes- Apolo
        • Apolo – Artemisa
  • Sesión 5
    • Vínculos de búsqueda y encuentro 1
      • Hera – Zeus
      • Hades y Persefone
      • Teseo e Iris
  • Sesión 6
    • Vínculos de búsqueda y encuentro 2
      • Apolo – Artemisa: ¿matrimonio o hermandad?
      • Triángulos amorosos: Hefesto – Afrodita – Ares
      • Dioniso (Ariadna) – Medea (Jason)
  • Sesión 7
    • Otros arquetipos no mitológicos y sus vinculaciones
      • Agar
      • Cenicienta
      • Eva
    • Cierre.

2. Metodología

El curso es en su mayoría teórico, pero cuenta con un aspecto vivencial: la toma de alguna de las esencias arquetípicas, que las y los participantes escogen después de cada sesión y toman durante el mes que hay entre sesiones. Posteriormente, en cada sesión de encuentro, se dedicará un tiempo inicial a compartir cómo nos hemos sentido con las esencias y qué aspectos arquetípicos hemos vivenciado.

De cada arquetipo vamos a conocer:

  • Su origen mitológico.
  • Características.
  • Las dificultades con las que se encuentra en la vida cotidiana.
  • Los vínculos que suele establecer.
  • Como trascender el arquetipo y llegar a la individuación.
  • Qué efecto tiene la esencia floral en hombres y mujeres

Los doce arquetipos, femeninos, y los doce masculinos, existen como sets florales: La Canción de Eva y La Danza de Adán, respectivamente, creados por Eduardo Grecco.

Los doce arquetipos femeninos son:

  • Rival y hermana – Artemisa
  • Sabia hija de Papá – Palas Atenea
  • Mujer sola-tía soltera – Hestia
  • Esposa comprometida – Hera
  • Madre nutricia – Demeter
  • Ingenua hija de Mamá – Persefone
  • Amante creativa – Afrodita
  • Sacerdotisa y hechicera – Medea
  • Musa inspiradora – Iris
  • Esclava sumisa – Agar
  • Niña maltratada – Cenicienta
  • Mujer culpable – Eva

Los doce arquetipos masculinos:

  • Padre y esposo patriarcal – Zeus
  • Místico y Visionario – Neptuno
  • Solitario e Introvertido – Hades
  • Autoafirmación masculina – Apolo
  • Comunicación y creatividad – Hermes
  • Amante Guerrero – Ares
  • Artífice solitario -Hefesto
  • Fidelidad a uno mismo – Crono
  • Místico y erótico – Dioniso
  • Revolucionario individualista – Urano
  • Niño maltratado – Edipo
  • Herida de Amor – Teseo

3. Modalidad:

Virtual

4. Imparte:

Núria Camps i Salat

Testimonios

«Desde hace algunos años he participado en varios de los procesos que la danza del alma ha realizado en la ciudad de México en colaboración con el centro Reconocerte. Uno de estos procesos es el trabajo con arquetipos femeninos y masculinos.

El trabajo con ellos me permitió entrar en contacto con diferentes aspectos de mí mismo de los que a veces no era plenamente consciente. Aspectos positivos, para reforzarlos y negativos para trabajarlos. De tal forma que, desde mi experiencia, cada arquetipo “funcionó” como una especie de ancla que me permitió hacer un alto en medio del caótico viaje de las experiencias cotidianas para observarme inmerso en ellas.

Así, pude entender mejor mi tendencia al aislamiento cuando reconocí una parte de mí en el arquetipo de Hades, el dios del inframundo. Pero también pude mirar otra parte mía que tiene una cierta facilidad para comunicar ideas, como Hermes, el dios mensajero.

Acepté también mi impulso a defender con fuerza y hasta con violencia lo que considero mío, al ver en mí una parte vinculada a Hera, la reina de los dioses olímpicos y esposa de Zeus. Pero pude también reconocer otra parte que es pacífica y autosuficiente como Hestia, la diosa del fuego en el hogar, cuya necesidad de manifestación se incrementa ahora que he tenido que estar más tiempo en casa.

Con el trabajo hecho con los arquetipos me queda claro que los seres humanos somos un cúmulo de muchos aspectos que necesitamos ir descubriendo para conocernos mejor, de tal manera que con ello estemos más dispuestos a aceptar a los otros, pues ellos son también un entramado de muchos seres con quienes a veces coincidimos, y a veces no. Los mitos y las historias se pueden contar desde muchos lugares, pero nos hablan de choques internos y externos que los seres humanos hemos tenido desde que aparecimos en esta tierra. Los nombres de los dioses, son tal vez lo de menos, lo que para mí hay es un continuo en donde sólo varían las proporciones, las intensidades y los matices.

Es un poco extraño que para mirarnos completos tengamos que ver las diferentes partes que hay en nosotros y concebirnos como seres divididos en múltiples entes; pero creo que es una interesante manera para ir a juntar los pedazos que somos y que no siempre queremos ver, o hemos olvidado. Y con ello, darnos cuenta de que no somos tan diferentes unos de otros pues sólo somos variaciones e interpretaciones de un mismo tema: la vida.»

Miguel Angel

Menú